¿Consumes cúrcuma? Conoce los peligros de abusar de esta especia famosa en la cocina india

La cúrcuma es una especia de color amarillo y sabor parecido a la mostaza, que por generaciones ha estado presente en la cultura india y del sudeste asiático. Se elabora a partir de la raíz de la planta llamada Curcuma Longa, y normalmente es utilizada como condimento y pigmento natural en la gastronomía local, además de medicina natural. A fines de 2015, la demanda mundial de esta especia explotó tras difundirse sus cualidades curativas, entre ellas ser antiinflamatoria, antioxidante, antibacterial y anticancerígena.

Así, no pasó mucho tiempo para que su uso en el mundo occidental se popularizara en comidas, bebidas de todo tipo y tratamientos naturópatas. Y aquí es donde comenzaron los problemas, ya que el 10 de marzo pasado una mujer estadounidense murió en San Diego, California, tras inyectarse una solución de cúrcuma. Antecedentes entregados por la prensa local indicaron que la autopsia arrojó que la joven Jade Erick (30) falleció como consecuencia de un paro cardíaco causado por una reacción negativa a la famosa especia, específicamente al químico curcumina. Pero, ¿cuál es el sentido de inyectarse cúrcuma? Según Gunveen Kaur, profesora de ciencias de la nutrición de la Universidad Deakin (Australia), quienes han adherido a esta “moda” buscan aprovechar las propiedades de la especia en un corto período de tiempo. “No existe evidencia para respaldar los beneficios de altas dosis de cúrcuma o inyecciones intravenosas de cúrcuma en absoluto”, puntualizó la académica el sitio The Conversation. Si bien estudios científicos han comprobado que la curcumina efectivamente posee cualidades anticancerígenas, aseguran que aún faltan muchos estudios clínicos antes de sacar conclusiones

La organización Cancer Research UK indicó al diario Indepedent que la cúrcuma que se utiliza en gastronomía no tiene ninguna contraindicación y hasta puede resultar benéfica, pero aún hay dudas respecto de las consecuencias de utilizarla con fines médicos. “Hasta ahora, los estudios de investigación parecen demostrar que causa pocos o ningún efecto secundario. Sin embargo, no se sabe mucho acerca de los efectos secundarios de tomar en grandes cantidades para tratar o prevenir el cáncer”, sentenció el organismo. En este sentido, la académica Universidad Deakin afirmó que el consumo de altas dosis de curcumina incluso puede hacer más mal que bien, ya que en lugar de prevenir el daño oxidativo de las células, lo promueve. Gunveen Kaur sostuvo que consumir más de 12 gramos diarios del químico puede provocar diarrea, erupciones cutáneas y deposiciones de color amarillo. A modo de referencia, la académica señaló que la población india consume alrededor de 100 mg de curcumina al día, lo que equivale a entre 2 y 2,5 gramos de cúrcuma.

You must be logged in to post a comment Login