¿Sabes lo que el cigarrillo le hace a tu piel? Conoce cómo el fumar también afecta la belleza

Que el cigarrillo hace mal para la salud, ya no es un tema que esté en discusión. Por el contrario, es un hecho comprobado y re comprobado en el tiempo. Sin embargo, los pulmones y el sistema respiratorio en general, no son los únicos afectados por este -para algunos- mal hábito, sino que la piel también sufre las consecuencias de fumar, tanto en el corto como en el largo plazo. ¡Y peor aún! Las secuelas en este sentido afectan tanto al que fuma, como a quienes están a su alrededor. Eso sí, en el caso de los fumadores pasivos, los efectos del cigarrillo en la piel son un 50% menores a los de los activos, pero finalmente los afecta igual. “A corto plazo, el consumo de cigarrillo produce deshidratación de la piel y formación de comedones. A largo plazo, a partir de un año de consumo activo, el cigarrillo acelera el envejecimiento, con formación de arrugas y aceleración de flacidez. También altera la cicatrización de la piel. Esto se correlaciona de manera directa con la cantidad y duración del hábito de fumar”, explica Alejandra Ríos, directora médica de Central Klinic. Ahora, si la persona lleva mucho tiempo fumando -más de 10 años-, se considera que el daño cutáneo es irreversible en términos de belleza y también en cuanto a su salud, ya que presenta un riesgo mucho mayor de desarrollar cáncer de piel. Zonas más afectadas Estudios indican que los grandes fumadores, es decir, aquellos que fuman desde 10 cigarrillos diarios, tienen 47 veces más posibilidades de tener arrugas faciales que los no fumadores, esto sin considerar la exposición solar de cada uno. Eso sí, las zonas que de por sí están más propensas a la fotoexposición, sí desarrollan un efecto conjunto negativo con el cigarrillo y, en ese sentido, es la piel de la cara, cuello, escote y extremidades la que suele verse más afectada. También sufre las consecuencias de manera directa la zona de la boca por dentro, es decir, la mucosa gingival, lengua y paladar. Pero la aparición de arrugas no es lo único que se potencia con el cigarrillo, sino que también la de ronchas y los granos. “Hay varias enfermedades de la piel con ronchas y granos que se ven afectadas por el cigarrillo, como es el caso de la dermatitis de contacto, el lupus sistémico y la pustulosis palmoplantar”, sostiene Alejandra Ríos. ¿Es posible combatir los efectos negativos del cigarrillo en la piel? La especialista es clara en que, si no se deja de fumar, los efectos de hacerlo son acumulativos e irreversibles en el largo plazo, por lo que lo más óptimo sería intentar abandonarlo. Sin embargo, si dejar el cigarrillo no es una opción, entonces puedes intentar no aspirar la nicotina, que es la que tiene los efectos negativos, y además tomar vitamina C, ya que protege a las células contra los daños causados por los radicales libres, ayuda a la producción de colágeno y mejora la cicatrización de heridas, entre otros beneficios.

You must be logged in to post a comment Login